1. Home
  2. »
  3. Decisiones
  4. »
  5. Desarrollo de la carrera: ¡hagámoslo de forma intraprensada!

Desarrollo de la carrera: ¡hagámoslo de forma intraprensada!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

Un intrapreneur se caracteriza por el uso de sus cualidades empresariales dentro de una organización. Pero, ¿quiénes son estos empleados que se comportan como empresarios para transformar organizaciones que no dirigen, que diseñan e implementan innovaciones, a menudo a contracorriente, y cómo pueden las empresas beneficiarse realmente de ellas?

Reconocer al intrapreneur

Algunas cualidades son comunes a los intrapreneurs. Empezando por el compromiso. Los intrapreneurs son personas comprometidas con lo que hacen. El intrapreneur observa y cuestiona el modus operandi. Su curiosidad lo llevó a explorar nuevas avenidas. La intuición, la creatividad y la imaginación son elementos esenciales en su caja de herramientas. Esto conduce a un sentido de innovación, es decir, a la capacidad de definir nuevos contextos y operar fuera de la caja. Ser intrapreneur a menudo requiere encontrar aliados tanto dentro como fuera de la organización.

Además, en el caso de una gran empresa, las habilidades de comunicación y un profundo conocimiento de la empresa pueden ser muy importantes para multiplicar los puntos de vinculación tanto dentro de su departamento como en cualquier otro lugar de la organización, así como en varios niveles jerárquicos. Presente en todas las dimensiones de un proceso intrapreneurial, el aprendizaje es el principal leitmotiv. Básicamente, un intrapreneur se orienta fundamentalmente hacia el desarrollo de sus habilidades.

Interactuar para aprender

El intrapreneurship es un reto para el desarrollo de las capacidades, especialmente en un mercado laboral que a veces se encuentra en un estado de cambio. Sin embargo, la gestión de proyectos innovadores dentro de una empresa representa una nueva situación de aprendizaje para un empleado. Esto último permite descubrir una organización de manera transversal y comprender desde dentro todos los mecanismos que promueven o inhiben las dinámicas de cambio, transformación e innovación. Al final, el intrapreneur sigue descubriendo valiosas habilidades sociales a través de sus experiencias: capacidad de comunicación, resolución de problemas, gestión, proactividad, etc.

En general, el espíritu intrapreneurial te permite tomar las riendas de tu carrera y estar al día con lo que quieres llegar a ser. Este tipo de perfil evoluciona, de hecho, más rápido que los otros. El intrapreneur aprende a crear valor por sí mismo. Esta capacidad le permite pasar a un puesto de responsabilidad.

Fomentar la cultura del intrapreneurship

El intrapreneurship es un potente vector de innovación estratégica para las empresas que pueden aprovecharlo. Si se concibe bajo el prisma de la innovación organizacional, movilizando las ideas, habilidades y capacidades creativas de los empleados, el intrapreneurship permite a la empresa entrar en lógicas de innovación más pronunciadas.

Sin embargo, todavía es necesario eliminar ciertas barreras y posicionarse en una dinámica de co-construcción. En este contexto, los recursos humanos juegan un papel clave en la implementación de la intrapreneurship. El desarrollo de las actividades intrapreneurísticas a menudo surge en entornos donde existen mecanismos para promover y reconocer la iniciativa. De ahí la importancia de construir un modelo organizacional basado en la innovación y la creatividad acompañado de políticas de recursos humanos que apoyen este objetivo.

La contratación, la formación, la evaluación, la supervisión y la gestión de la carrera profesional son ámbitos que deben tenerse en cuenta. Por ejemplo, las organizaciones que promueven iniciativas intraempresariales tienen un gran interés en integrar esta aspiración en sus procesos de contratación. Además de las competencias técnicas, deberán tenerse en cuenta los criterios de creatividad, autonomía, confianza en sí mismo, iniciativa, flexibilidad y gestión de proyectos. Este espíritu intrapreneurial también se puede desarrollar a través de la formación, en particular ofreciendo módulos centrados en el individuo.

En conclusión, el intrapreneurship permite reforzar el compromiso y la motivación de los empleados, pero también, para la empresa, apostar por la innovación, la agilidad y la fluidez, mejorando así el rendimiento global. Otros beneficios que surgen naturalmente para la empresa son su marca de empleador, su atractivo y su retención. Para el individuo, tener una mente intrapreneurial significa asegurar el desarrollo constante de sus habilidades y así asegurar su empleabilidad.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on tumblr

Noticias Relacionadas